Ayuno por ti
Ayuno por ti
 

El ayuno en la Biblia

Todas las citas están tomadas de la Sagrada Biblia Versión Oficial de la Conferencia Episcopal Española, Ed. Popular, Madrid, 2011.

MOISÉS

 

Uno de los grandes padres, Moisés, realizó un ayuno completo de 40 días en presencia de Dios:

 

“Moisés estuvo allí con el Señor cuarenta días con sus cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua; y escribió en las tablas las palabras de la alianza, las Diez Palabras” (Éxodo 34, 28).

 

DAVID

 

David fue un gran hombre y un gran rey, pero cometió un gran error que lamentó mucho tomando a Betsabé, mujer de Urías, ilícitamente. Es interesante cómo se describe en la Biblia que David, antes de su gran pecado, se quedó en el palacio y no fue a luchar, pues es precisamente la actitud de quien no está vigilante y atento al Señor.

 

“A la vuelta de un año, en la época en que los reyes suelen ir a la guerra, David envió a Joab con sus servidores y todo Israel. Masacraron a los amonitas y sitiaron Rabá, mientras David se quedó en Jerusalén” (2Sam, 11, 1).

 

El ayuno es estar especialmente alerta. Estando muy enfermo el hijo que tuvo con Betsabé, David ayunó hasta que Dios se pronunciara de algún modo con respecto a la salvación de su hijo. Así, su ayuno duró 7 días, es decir, hasta el pronunciamiento de Dios con la muerte de su hijo.

 

“Natán se fue a su casa. El Señor hirió al niño que la mujer de Urías había dado a David y cayó enfermo. David oró con insistencia a Dios por el niño. Ayunaba y pasaba las noches acostado en tierra. Los ancianos de su casa se acercaron a él e intentaban obligarlo a que se levantara del suelo, pero no accedió, ni quiso tomar con ellos alimento alguno. Al séptimo día murió el niño. Los servidores de David temían comunicarle su muerte, pensando: «Si mientras vivía aún el niño le hablábamos y no nos escuchaba, ¿cómo decirle ahora que ha muerto? Haría un disparate».  Al ver David que sus servidores cuchicheaban, comprendió que el niño había muerto. Les preguntó: «¿Ha muerto el niño?». Respondieron: «Sí». Entonces David se alzó del suelo, se lavó, se ungió, se mudó de ropa y, entrando en el templo del Señor, se postró. Volvió a casa, pidió que le pusieran comida y comió.

Sus servidores le dijeron: «¿Cómo obras así? Cuando el niño vivía todavía, ayunabas y llorabas. Y, una vez muerto, te levantas y pruebas alimento». Contestó: «Mientras vivía el niño, ayunaba y lloraba, pensando: “Quién sabe. Quizás el Señor se compadezca de mí y el niño se cure”. Ahora que ha muerto, ¿para qué ayunar? ¿Puedo hacerle volver? Yo soy el que irá adonde él. Él no volverá a mí».

David consoló a su mujer Betsabé. Fue y se acostó con ella. Dio a luz un hijo y lo llamó Salomón. El Señor lo amó y mandó al profeta Natán que le pusiera el nombre de Yedidías, en consideración al Señor” (2Sam, 11, 15-25).

 

JESÚS

 

También Jesús realizó un ayuno de 40 días en el desierto antes de empezar su vida pública:

 

“Entonces Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre” (Mt 4, 1-2).

 

SAN PABLO

 

Otro ayuno es el de San Pablo tras su encuentro con el Señor. Pasa algo desapercibido ya que se suele centrar la atención en la recuperación de la ceguera de San Pablo, pero es muy claro:

 

“Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Lo llevaron de la mano hasta Damasco. Allí estuvo tres días ciego, sin comer ni beber” (Hechos 9, 8).

CONSULTA A SACERDOTE

Si necesitas ayuda o consejo, puedes escribir a un sacerdote católico que tratará de ayudarte y aconsejarete lo mejor posible.

"Ayuno por ti"

"En cuanto a esta clase de demonios, no se les puede expulsar, sino por medio de la oración y el ayuno"

(Mt 17, 21)

VISITAS:

ENLACES INTERESANTES

Síguenos en Fecebook:

Recomiéndanos en las redes:

Comparte nuestra web. ¡Nos ayudarás mucho!